Videos Twitter
 
#UPResencial
Escrito el 16 de mayo de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

El Gobierno y la Junta de Control Fiscal aprobaron el Plan Fiscal requerido por PROMESA e invocaron la protección de quiebra sin que definieran lo que son servicios públicos esenciales, para los cuales dicha ley federal exige que se aseguren los fondos necesarios. De hecho, lo que está ocurriendo, es que por sus acciones, el gobernador y la Junta han determinado que los servicios educativos que ofrece la Universidad de Puerto Rico (UPR) no son esenciales.

La UPR tiene un rol único en el desarrollo económico y social de nuestro País. Su importancia no tiene ningún paralelo con otras universidades públicas en Estados Unidos. Más del 55% de los estudiantes de la UPR proviene de escuelas públicas, la mayoría de los que son admitidos proviene de familias con ingresos anuales de $30,000 o menos y, cerca del 60% de los estudiantes recibe la beca federal Pell para pagar sus estudios.

La economía de Puerto Rico es una economía en desarrollo que en estos momentos atraviesa su crisis más profunda. El ingreso familiar es menos de la mitad que el promedio en Estados Unidos, lo cual significa que el ingreso que las familias puertorriqueñas tienen disponible para financiar el costo de una educación universitaria, es mucho menor que el de las familias en Estados Unidos.

A esta realidad económica hay que añadirle que nuestro principal recurso económico es nuestra gente y es, solamente, a través de la educación que podemos aspirar a desarrollar nuestra economía. Así ha sido en el pasado y lo será en el futuro.

A diferencia de otras jurisdicciones en Estados Unidos, la mayoría de nuestros profesionales estudió en la Isla y se graduó de la UPR. Por el rol que juega la UPR en nuestra vida colectiva, su sistema de financiamiento se ha diseñado de forma tal que toda la sociedad puertorriqueña aporte. Y aunque ha tenido que hacer ajustes económicos en los últimos años, la UPR tiene todavía la capacidad para pagar por los bonos que ha emitido y es claro que no es responsable de la crisis financiera del Gobierno.

La falta de una definición sobre lo que son servicios esenciales ha permitido que se propongan recortes a la subvención gubernamental de la UPR que atentan contra su existencia. Estos recortes no solo afectarán los servicios educativos insustituibles que ofrece la UPR, sino su capacidad de repago a sus acreedores y bonistas. El plan fiscal va a crearle a la UPR una crisis financiera que hoy no tiene.

El profesor Roberto Alejandro, líder estudiantil de la huelga de 1981, ha recomendado que las autoridades universitarias reclamen, en el marco del caso federal de la quiebra de Puerto Rico, que se declaren como esenciales los servicios públicos educativos que ofrece la UPR. Esa recomendación provocó que la escritora María Zamparelli me propusiera iniciar un movimiento en internet y redes sociales, para, a través deuna petición, reclamarle al gobernador Ricardo Rosselló y a la Junta que enmienden el plan fiscal para que se reconozcan como tal los servicios que provee la UPR y que, en consecuencia, se eliminen los recortes propuestos, que ya alcanzan los $512 millones.

La petición, que se puede acceder y firmar en la página www.UPResencial.com, expresa, que si el gobernador y la Junta no actúan, entonces la jueza Laura Taylor Swain, que preside el proceso bajo el Título III de quiebra, concluya que el Plan Fiscal no cumple con la ley porque no define lo que son servicios esenciales y lo invalide. Esto abre una puerta nueva para que se declare que la UPR es esencial para Puerto Rico y le pondría un freno a los recortes inauditos que ha propuesto la Junta de Control.

_______
Publicada por El Nuevo Día digital el 15 de mayo de 2017

Puerto Rico, Hawái y la estadidad
Escrito el 28 de abril de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

En el empeño de vender falsas ilusiones sobre la estadidad, los anexionistas insisten en comparar a Puerto Rico con Hawái. Esa insistencia me llevó a hacerme las siguientes preguntas: ¿son comparables Hawái y Puerto Rico? ¿La estadidad ha sido buena para los hawaianos?

Una mirada a los datos actualizados del censo 2015 demuestra que los hawaianos originales (o “native Hawaiians”) son minoría en su territorio. Solo el 9.9% de la población de Hawái es hawaiana. El 37.3% son asiáticos-americanos (mayormente japoneses-americanos); el 26.7% son blancos americanos y el 10.4% hispanos. A esa minoría poblacional la acompaña la desaparición del idioma vernáculo de los hawaianos, al punto de que por muchos años su enseñanza como segundo idioma estuvo prohibida.

Y si esto no fuera suficiente, los datos económicos son todavía más reveladores sin importar cómo se analicen porque demuestran que los hawaianos originales son los residentes más pobres del estado. Como grupo, su ingreso familiar promedio es 16% menor que el promedio del de todas las familias que viven en Hawái y ese ingreso es menor que el de cualquier otro grupo étnico en el estado #50. Lo mismo sucede si comparamos el ingreso per cápita: los hawaianos originales tienen el ingreso per cápita más bajo entre todos los grupos étnicos, ganan menos de la mitad que lo que ganan los blancos y 35% menos que lo que gana el promedio de toda la población.

En cualquier sociedad, el poder económico va de la mano del poder político, y también en este renglón a los hawaianos le han tocado migajas. Durante los primeros 50 años de dominación americana, cuando Hawái era un territorio, los 12 gobernadores nombrados por el presidente de Estados Unidos fueron blancos americanos. Y luego de convertirse en estado en 1959, de los ocho gobernadores que han sido electos, solo uno ha sido hawaiano.

Estos datos me hicieron entender imágenes que veía de niño por televisión en la serie policiaca “Hawaii 5-0”, que se popularizó en Estados Unidos y Puerto Rico. Ahora entiendo mejor por qué el jefe de la policía, McGarret, era blanco de ojos azules, igual que todos los que tenían rangos de supervisión en la policía “hawaiana”, mientras que los hawaianos originales eran policías sin rango. La serie “Hawaii 5-0” evidenciaba que la estadidad era buena para los americanos.

En Puerto Rico hemos visto en los últimos años una tendencia peligrosa, especialmente luego de la aprobación de las leyes 20 y 22, durante la administración Fortuño, diseñadas para promover que se muden a Puerto Rico estadounidenses adinerados a cambio de que paguen poco en contribuciones. Hasta ahora, la mayoría de los que han llegado han mostrado poco interés de incorporarse social y culturalmente a nuestra sociedad. En lo que sí han mostrado interés es en comprar nuestras mejores propiedades a precio de quemazón.

En momentos que el movimiento estadista trata de buscar apoyo aquí y en Estados Unidos, cuidado: en Hawái, Alaska, Texas y en otros estados, la estadidad ha sido buena para los americanos que fueron a poblar esos territorios.

____

Publicada por El Nuevo Día el 12 de abril de 2017

Qué hay detrás de los tuits de Trump
Escrito el 28 de abril de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Para entender lo que ha estado pasando en Estados Unidos en las últimas horas sobre Puerto Rico, mejor parafrasear la salsa de Willie Rosario: “De Nueva York a Washington un paso es”. Pero si lo queremos más gráfico, decir que Wall Street y los poderes plenarios duermen en la misma cama, es más atinado.

Mientras se llevan a cabo negociaciones entre el gobierno de Puerto Rico, la Junta de Control Fiscal y los bonistas y, paralelamente, el gobernador Rosselló presiona a Estados Unidos para que restituya fondos federales para la salud de los puertorriqueños y valide su plebiscito, el futuro del país se negocia a nuestras espaldas.

A principios de semana, el escenario era, negociaciones estancadas en Nueva York, en el limbo la solicitud de fondos adicionales para Medicaid y el plebiscito en capilla ardiente. Los asesores financieros del gobierno estaban en Nueva York, pero el gobernador decidió irse a DC a empujar los temas de status y salud, culminando su visita con una presentación ante el Heritage Foundation, una de las entidades más conservadoras de Estados Unidos, en la que bonistas y fondos buitres dictan la pauta. Entonces, todo se empezó a mover, pero, ¿hacia dónde?

Tanto el gobierno, como la Junta y los bonistas aceptan que no hay acuerdo ni tiempo. Pero, inexplicablemente, no se unen para pedirle al Congreso que extienda la protección que provee PROMESA para que Puerto Rico no pueda ser demandado por falta de pago. Dicha protección expira el lunes.

Afortunadamente, gracias a gestiones del senador Eduardo Bhatia en Washington, nos enteramos que hay una movida callada de los republicanos y los fondos buitres para quitarle a PROMESA la disposición que le permite a Puerto Rico invocar un mecanismo de quiebra, pero sin que se extienda la protección para que no nos demanden. Claramente, el plan secreto es quitar ambas protecciones, que es lo único “positivo” de PROMESA. La carnada para ese chantaje -del cual estaba al tanto la comisionada residente pero tampoco dijo nada- es asignar dinero a la Isla para salud bajo Medicaid.

Es en este contexto que tenemos que interpretar los tuits de Trump. Que este asunto haya llegado al radar del presidente es la evidencia de que esa negociación secreta está ocurriendo a espaldas nuestras y con el silencio cómplice de la Administración Rosselló.

No hay dudas de que hay demócratas que insisten en una asignación de fondos para el sistema de salud de Puerto Rico. Pero echarle la culpa a esos demócratas y a Puerto Rico de un cierre del gobierno federal, eso sí que es demasiado porque si Trump tuviera a todos los republicanos de su lado, no necesitaría de los votos demócratas.

Trump no tiene ningún compromiso con asignar fondos de salud a Puerto Rico. Su plan de salud para Estados Unidos implica reducir esos fondos, pero la posibilidad real de que se asignen dineros a la Isla solo estaría sobre la mesa si los republicanos entran en el juego y es claro que el juego de los republicanos lo dirigen los fondos buitres.

Quizás lo movida del chantaje se les ha caído, pero no deja de ser cierto que el Congreso tiene hasta la semana que viene para llegar a acuerdos que mantengan el gobierno operando y que Roselló sigue buscando apoyo para el plebiscito.

De Wall Street al Departamento de Justicia, un paso es.

_________

Publicada por El Nuevo Día interactivo el 27 de abril de 2017

REACCIÓN INICIAL A LA REUNIÓN DE LA JUNTA DE CONTROL FISCAL Y LO APROBADO HOY – LO QUE DIJERON Y NO DIJERON
Escrito el 28 de abril de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Mi reacción inicial a la reunión de la Junta de Control fiscal que terminó hace unos minutos. Lo que dijeron y lo que no dijeron.

1. El juego de pitcher y cátcher entre el gobierno de Ricardo Rosselló y la Junta quedó comprobado. La reunión parecía una coreografía de ballet donde todos sabían lo que haría y diría el otro. Ninguna discusión o análisis serio.
2. El colmo del cinismo y prepotencia es que pedían comentarios al público de planes que nadie había visto.
3. Es un insulto al pueblo de Puerto Rico que los planes estuvieran secretos y solo se publicaran al final de la reunión. La culpa es de ambos. Nada impedía que el gobierno de Rosselló, que los preparó, los hiciera públicos. Nada impedía que la Junta los hiciera públicos. Se confabularon para aprobarlos sin que nadie pudiese verlos, comentarlos, criticarlos antes.
4. La eliminación aprobada del Banco de Fomento deja más interrogantes que respuestas; ¿qué pasa con los depósitos que entidades como la UPR y los Municipios tienen el banco? ¿Cuál es la consecuencia para acreedores, como las cooperativas, que compraron bonos del BGF porque el gobierno de Fortuño y Carlos García los “invitó” a hacerlo?
5. El plan de la AAA aprobado tiene un aumento anual de tarifa, empezando en enero y por 5 años consecutivos. ¿De cuánto es ese aumento?
6. No quedó claro que va a pasar con la Autoridad de Carreteras y si hay aumentos de peajes. El Tren Urbano opera con subsidios del gobierno. Si lo privatizan, ¿quién lo subsidiaría?
7. El plan de la AEE elimina el CELI. Eso quiere decir que los municipios van a tener que pagar por TODA la energía que consuman. Otro golpe a los municipios.
8. No deciden si van a Titulo III de quiebra. Acuerda tener esas discusiones en sesiones ejecutivas, en otras palabras, en SECRETO.

MOMENTO DE REFLEXIÓN
Escrito el 17 de abril de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

COMPARTO LAS NOTAS EN LAS QUE ELABORO LOS PLANTEAMIENTOS QUE HICE HOY EN MI PROGRAMA SOBRE LA MESA EN TORNO A LA CARTA DEL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA Y EL ABORTADO PLEBISCITO

MOMENTO DE REFLEXIÓN

Los que nos oponemos a la estadidad para Puerto Rico, estábamos convencidos que el propuesto plebiscito engendrado por Rivera Shatz y Ricardo Rosselló era un embeleco que en nada beneficiaría a Puerto Rico y unimos fuerzas para detenerlo. La muerte de esta patraña es motivo de celebración, pero la celebración debe terminar ahí. Las acciones del gobierno Rosselló de insistir en fabricar una votación a favor de la estadidad han tenido una reacción tan fuerte de parte del gobierno de turno de los Estados Unidos, que han lanzado a nuestro país en un limbo político del cual no hay un camino certero para salir. El momento requiere de una reflexión profunda de todos los que nos llamamos puertorriqueños y sentimos un amor profundo por este hermoso y único lugar del planeta.


Estadistas, estadolibristas, soberanistas, libreasocianistas e independentistas, todos debemos reflexionar profundamente sobre la encrucijada en la que nos encontramos, con una junta no electa por nosotros que nos manda y un gobierno de los Estados Unidos que no nos entiende y no tiene ningún interés en entendernos, mucho menos responder a nuestros reclamos. Tenemos que reconocer que estamos en el momento más bajo en nuestra relación política con los Estados Unidos en tiempos modernos.

Para reflexionar, hay que entender claramente donde estamos. Comparto lo que entiendo son las cinco lecciones de este proceso:

1. No hay ningún ambiente ni posibilidad para la estadidad en los Estados Unidos. Esa ha sido la verdad desde 1898, sentenciada en los casos insulares y hoy, una verdad más contundente que nunca. La derrota del proyecto Young en 1998, la inacción sobre los proyectos de status presentados por Fortuño y Pierluisi en el Congreso, la falta de respuesta a la alegada victoria de la estadidad en 2012 y la falta de apoyo al proyecto de estadidad de Jenniffer Gonzáles, debió de servirles a los estadistas de anticipo a lo que venía. Las letras pequeñas de la carta de los ocho senadores y la carta del Departamento de Justicia dicen en letras oscuras: no queremos ni recibir una petición de estadidad, mucho menos se la vamos a dar. Evidencia de que no quieren ni considerar la estadidad es que la carta del Sub-Secretario de Justicia destruye con un plumazo toda la campaña de miedo de que sólo bajo la estadidad la ciudadanía americana está protegida y garantizada. Y por añadidura, hizo cenizas el resultado del plebiscito de 2012 que los estadistas tanto pregonan.
2. Si el propósito de este plebiscito es lograr una petición de estadidad, insistir en celebrarlo en estas circunstancias y con este record no es más que un acto de locura política de parte de Rosselló y el PNP. No importa las enmiendas que le hagan, ya está claro que nadie le va a hacer caso al resultado de este mal pensado plebiscito. Ya Washington dijo de diversas formas que no nos va a escuchar. “Palo que nace doblao, jamás su tronco endereza”. En este momento, para los Estados Unidos los problemas de Puerto Rico se resolvieron con PROMESA y punto.
3. Celebrar la muerte de este plebiscito y de la estadidad no se puede confundir con una victoria del Estado Libre Asociado. La carta del Secretario de Justicia NO reconoce el presente status de Estado Libre Asociado como un acuerdo único, basado en un pacto bilateral que solo puede ser enmendado por el consentimiento mutuo de ambas partes. La carta dice específicamente que se anula la papeleta porque “omite el presente status territorial de Puerto Rico” (“omits Puerto Rico’s current territorial status”). Ni tan siquiera usa la palabra “Commonwealth” para referirse a la presente relación con Estados Unidos. Más aún, al comentar las alegadas inconsistencias de la libre asociación dice que ésta se puede confundir con el ELA Mejorado (Enhanced Commonwealth) y describe esta opción (ELA Mejorado) como un “status fuera de la Cláusula Territorial, que no llega a la independencia, y que además dispone que la relación entre Estados Unidos y Puerto Rico solo su puede alterar por mutuo consentimiento” (“a status outside of the Territory Clause, but short of full Independence, and would have further provided that the relationship between the United States and Puerto Rico could only be altered by mutual consent.”) El problema con esa aseveración, es que va a la raíz de lo que han sido los fundamentos jurídicos del ELA de 1952. Si el ELA Mejorado no puede ser un acuerdo fuera de la Cláusula Territorial fundamentado en un pacto que solo se puede cambiar por consentimiento mutuo, pues el ELA actual tampoco es eso.
4. Contrario a la doctrina del derecho internacional, la carta del Secretario de Justicia no reconoce la libre asociación como una alternativa diferente a la independencia, cerrándole de esa forma al pueblo de Puerto Rico otra alternativa de futuro.
5. La carta dice que tanto la libre asociación como la independencia “requieren una evaluación de un a variedad de asuntos relacionados a la ciudadanía” (requiere an assessment of a variety of issues related to citizenship). Evitando decirlo explícitamente, esa frase parece reconocer la realidad constitucional que la ciudadanía americana de los puertorriqueños está protegida para nosotros y nuestros descendientes bajo cualquier cambio de status.

¿Y ahora qué?

El PNP parece no haber entendido el mensaje y las consecuencias de sus errores. Insistir en este plebiscito, sin reflexionar y mucho menos dialogar con el país, no solo es una pérdida de tiempo y energías del país, sino que puede conllevar una reacción más virulenta en contra de la estadidad y de Puerto Rico de aquellos que hoy ejercen sus poderes plenarios a través de esa junta de control y de los fondos buitres. Celebrar el plebiscito en este momento, es lanzar a Puerto Rico al vacío.

En este callejón sin salida que el PNP nos ha metido, el camino al futuro no es fácil. Requiere de una agenda nacional donde los intereses partidistas pasen a un segundo y tercer plano.

Sugiero los siguientes pasos:

PRIMERO, tenemos que buscar un mecanismo de diálogo y consenso entre nosotros. Insistir en el plebiscito del 11 de junio simplemente será alargar nuestra penuria colonial. Ya sea un Comité de Diálogo como el que creó Rafael Hernández Colón en su último cuatrienio, o una convocatoria a una Asamblea de Status, o algún mecanismo similar, pero algo nuevo tenemos que crear si de verdad queremos lograr una respuesta de Washington.

SEGUNDO, es indispensable que ese mecanismo de diálogo se use para exigir la eliminación a la mayor brevedad posible de esa junta de control fiscal. Con esa junta operando y con el poder que están ejerciendo los fondos buitres, no hay ELA mejorado ni soberano, ni habrá estadidad y mucho menos independencia o libre asociación.

TERCERO, se requiere una internalización de parte de todos los puertorriqueños que la estadidad no es opción de futuro en este momento. No lo es por buenas razones económicas y culturales para ellos y para nosotros. Y también por injustificadas razones de prejuicios de parte de ellos. La zaga de los estadistas de los últimos meses debería ser razón suficiente para movernos hacia delante poniendo esa alternativa fuera de nuestra lista de prioridades en el futuro inmediato.

CUARTO, el Partido Popular Democrático no puede seguir postergando enfrentarse a su decisión de futuro. La exagerada celebración de las últimas horas solo refleja una necesidad urgente de reclamar alguna victoria política y un impulso de postergar decisiones. El PNP va a enmendar la ley de plebiscito para definir al ELA como una formula territorial que permite la existencia de PROMESA. Ese día terminará la celebración de los últimos días. La definición de futuro del PPD es impostergable.

La generación de Muñoz supo unirse y conseguir de Estados Unidos el gobierno propio y las herramientas económicas para traer progreso y sacar a cientos de miles de puertorriqueños de la miseria. Desde el inicio, Muñoz reconoció que era necesario aclarar los fundamentos jurídicos del ELA y nos advirtió que si éste no crecía, moría. Los que ayudaron a su muerte convencidos que traían la estadidad, se estrellaron y nos estrellaron contra la pared. Lamentablemente volvimos a donde empezamos, al 1898, a la colonia y al ejercicio crudo de los poderes plenarios.

Diálogo y reflexión, reflexión y diálogo, donde todo este sobre la mesa, donde estemos dispuestos a desechar pasadas convicciones y reconocer nuevas verdades. Andar por el mismo camino de los pasados 30 años, nos habrá de llevar a ningún lugar.


* No incluye costo de manejo y franqueo.
Búsqueda


Escritos Adicionales

#UPResencial

Puerto Rico, Hawái y la estadidad

Qué hay detrás de los tuits de Trump

REACCIÓN INICIAL A LA REUNIÓN DE LA JUNTA DE CONTROL FISCAL Y LO APROBADO HOY – LO QUE DIJERON Y NO DIJERON

MOMENTO DE REFLEXIÓN

SUELDO INCOMPETENTE Y NEGLIGENTE PARA JARESKO

EL PITCHER Y CATCHER; ¿PARA QUIÉN JUEGAN?

Carta al Secretario de Justicia Jeff Sessions

En su primer programa de radio, Acevedo Vilá denuncia que detrás de la controversia entre Rosselló y la junta fiscal, lo que hay es una estrategia para ocultar los servicios públicos que van a sacrificar para adelantar el plebiscito y facilitar contr

Aníbal Acevedo Vilá y Carlos Ignacio Pesquera se unen a la programación de Radio Isla

Archivo por mes

mayo, 2017

abril, 2017

marzo, 2017

febrero, 2017

RSS