Videos Twitter
 
UA AGENDA DE 5 PUNTOS PARA EL PRESIDENTE TRUMP
Escrito el 3 de octubre de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

En mi programa de radio de hoy (SOBRE LA MESA, Radio Isla 1320, 8:00 am) adelanté lo que a mi entender debería ser la agenda del Presidente Trump en su visita a Puerto Rico hoy. Si el Presidente viene simplemente a repetir que su gobierno es extraordinario, que todo anda marchando bien en Puerto Rico gracias a la eficiencia y efectividad de su gestión, del gobierno federal, de Gobernador Ricardo Rosselló y la Comisionada Residente Jennifer González, entonces se corroborará lo que decía un memo interno de la Casa Blanca que se filtró a la prensa norteamericana: que se trata simplemente de un ejercicio de comunicación política. Si por el contrario, el Presidente quiere que este viaje tenga consecuencias reales, sugiero atienda, aclare y conteste las siguientes interrogantes.

1. ¿Cuándo van a estar aquí todos los recursos federales, incluyendo los militares, que hacen falta? ¿Porqué tardó tanto la ayuda federal, especialmente el apoyo militar? El General Buchanan, que fue nombrado 9 días después del azote del huracán, ha reconocido que no tiene los recursos necesarios para atender la crisis. Trump debe decirnos hoy cuantos recursos humanos y equipo se necesitan para estabilizar a Puerto Rico y cuando van a estar en Puerto Rico. Además, debemos saber por qué tardaron tanto en llegar esos recursos federales, especialmente por qué no se activó el operativo militar inmediatamente luego del paso del huracán.

2. Debe ser claro si va a apoyar el reclamo del Gobernador Ricardo Rosselló de que hacen falta $60 billones para reconstruir a Puerto Rico que tienen que ser asignados por el Congreso de los Estados Unidos.

3. El Gobernador ha dicho que el gobierno de Puerto Rico se va a quedar sin dinero para operar en dos o tres semanas. Trump debe decir claramente si respalda algún mecanismo de financiamiento o línea de crédito a otorgarse por el gobierno federal, que permita al gobierno de Puerto Rico poder seguir operando.

4. Si aprueba que se decrete una moratoria de por lo menos 10 años en el pago de la deuda que tiene Puerto Rico con los bonistas. Luego de ese periodo, entonces entraría en vigor un proceso de reestructuración de la deuda.

5. Si apoya la legislación del senador republicano John McCain para eximir permanentemente a Puerto Rico de la ley de cabotaje. En el día de hoy se ha informado que el liderato republicano en el Senado está en disposición de poner prontamente en calendario este proyecto de ley. Debemos saber si Trump está dispuesto a firmarlo.

Exgobernador Acevedo Vilá pide al Senado federal incluir a Puerto Rico si aprueban una nueva reforma contributiva
Escrito el 18 de julio de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook


San Juan, Puerto Rico (18 de julio 2017) - El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá solicitó mediante carta al presidente de la Comisión de Finanzas del Senado de Estados Unidos, Orrin Hatch, que incluya a Puerto Rico en cualquier discusión y legislación dirigida a reformar el sistema contributivo federal.

Acevedo Vilá envió la carta ayer y la explicó esta mañana en detalles en su programa de radio, Sobre la Mesa, que se transmite diariamente a las 8AM por Radio Isla 1320.

El exgobernador sostuvo que aunque el tema de reforma contributiva "está muy fluido", actualmente, debido a que el presidente Trump "continúa perdiendo liderato", y parece poco probable que una legislación de esta envergadura se apruebe, es importante de todos modos aprovechar la coyuntura que existe para que en caso de que el asunto sea considerado, Puerto Rico no quede fuera.

En su misiva, Acevedo Vilá llama la atención del senador Hatch a que la isla "nunca se ha recuperado del impacto negativo de la eliminación de los beneficios de la sección 936 por parte del Congreso" y que desde que el Congreso impuso la junta de control fiscal con poderes "supraconstitucionales" y sobre los oficiales electos del gobierno de Puerto Rico, "la situación económica ha empeorado y no ha habido ninguna acción del Congreso para el desarrollo económico" de Puerto Rico.

Acevedo Vilá abunda sobre su convencimiento de que “nuestra crisis económica y fiscal requiere el establecimiento de una nueva relación económica entre Puerto Rico y Estados Unidos que fomente un desarrollo económico sostenible para la isla, anclado en un arreglo claramente no colonial” , y agrega que aunque ese es un tema más amplio que el que está en la agenda de la Comisión de Finanzas, él entiende que hay una gran oportunidad de iniciar ese proceso “adoptando medidas contributivas pro desarrollo que traten a Puerto Rico de forma diferente a otras jurisdicciones foráneas con las cuales Puerto Rico compite por empleos".

"Es tiempo de trabajar en una política pública contributiva que tome ventajas del hecho de que Puerto Rico está fuera del Código de Rentas Internas de los Estados Unidos. Esta circunstancia especial ofrece una gran oportunidad para legislar una nueva política de impuestos que ayude a restaurar el crecimiento de la economía de Puerto Rico y que sea el fundamento de una nueva relación económica entre ambos países", afirmó Acevedo Vilá en su carta, la cual se aneja a este comunicado de prensa para su referencia.

Delusion of Puerto Rican Statehood
Escrito el 22 de junio de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Publicado por el periódico The Hill el 21 de junio de 2017

The pro-statehood governor of Puerto Rico, Ricardo Rosselló, invited the people of the Island to vote in favor of statehood on a plebiscite held on June 11, 2017. It was a non-binding vote, held after the U.S Department of Justice rejected the first proposed ballot for not complying with the Constitution and federal law, and then kept silent on the ballot that was offered to the people. Showing a great deal of political maturity, Puerto Ricans massively declined the invitation. Even though our rate of participation in elections and past plebiscites have been between 60% and 80%, this time 77% of those entitled to vote, decided to pass.

The plebiscite was boycotted by the two major opposition parties and every important civic and political organization. The pro-statehood party spent millions of dollars on a fear campaign, telling people that if they did not vote for statehood they would be deprived of their U.S. citizenship and promising millions and millions of federal moneys if we become the 51st state. The pro-boycott forces spent zero dollars.

The outcome: with a participation rate of only 23%, statehood obtained 97% of the vote. That was the lowest participation ever in the five-status’s plebiscites held in the island. Even in 1967 with a population of one million fewer than today, 200,000 more people voted on in that plebiscite.

But the real story is not in the rate of participation but in the loss of support for statehood. With 97% of the vote, this was the lowest turnout in favor of statehood in the last 30 years.

In 1993, statehood got 788,296 votes. Five years later, making Puerto Rico the 51st garnished 728,157 votes and was defeated by None of the Above. Another vote was held in 2012, with a total support for statehood of 824,191. In 2012, 1,028,267 Puerto Ricans casted their ballot against statehood.

Now, running with no opposition, being the statehood party in total control of the government structure and spending millions of public and private dollars promoting the vote and statehood, this alternative got only a little bit more that 500,000 votes, the lowest in the last 30 years. Given the strong historical opposition to statehood, the fact that the forces opposing statehood got only 3% of the vote, is the clearest evidence that the real winner of this last plebiscite was the anti-statehood boycott.

It is amazing that with this record, the rejection from the DOJ of the original ballot and its silence on the second one, the lowest electoral participation in our history and the lowest total vote for statehood in the last 30 years, governor Rosselló is trying to create the illusion that there is a mandate for statehood.

For economic, identity and cultural reasons, statehood is a bad proposition for both Puerto Rico and the United States, and Puerto Ricans know that. Congress also knows that. It is time to move on and look for a different mutually beneficial alternative to solve the colonial status of Puerto Rico.
___________
Aníbal Acevedo-Vilá was governor of Puerto Rico (2005-2009) and represented Puerto Rico in Congress (Resident Commissioner 2001-2004)

COMUNICADO DE PRENSA - La consulta del domingo no cumplió ni con el proyecto de Jennifer González
Escrito el 13 de junio de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook


San Juan, Puerto Rico (13 de junio de 2017)- El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá llamó hoy la atención a que el plebiscito del domingo pasado ni siquiera cumple con las disposiciones del proyecto de acta de admisión presentado por la comisionada residente Jennifer González ante el Congreso el 4 de enero de este año.

Por lo tanto, aún si el proyecto de González se aprobara, no podría ser ejecutado con los resultados de la consulta plebiscitaria del domingo. Acevedo Vilá dijo que el pre-requisito más importante del proyecto de González es que la votación cumpliera con la Ley Pública federal 113-76 y ello no ocurrió porque el Departamento de Justicia de Estados Unidos en ningún momento lo validó.

Acevedo Vilá hizo la advertencia en su programa de radio matutino, Sobre la Mesa, que se transmite todos los días a las 8:00 AM por Radio Isla 1320, al repasar las disposiciones del proyecto de la Cámara 260, presentado el 4 de enero de este año ante el Congreso de Estados Unidos.

Acevedo Vilá explicó que el proyecto legislativo de la comisionada residente establece en su artículo tres, que Puerto Rico se convertirá en estado en el 2025 si el pueblo vota por la estadidad en un plebiscito aprobado al amparo de la ley federal 113-76.

"Si los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico reafirman la opción de que el territorio sea un estado mediante un plebiscito bajo la Ley Pública 113-76, las leyes federales que no se aplican a Puerto Rico o se aplican de manera diferente al territorio que a los diversos estados, quedan enmendadas o eliminadas para dar paso al trato igualitario con los diversos estados, para el 3 de enero de 2025, como se estipulará en un plan presentado al Congreso y al presidente a más tardar 270 días después de la promulgación de esta ley por el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Puerto Rico, y Puerto Rico se convertirá en un estado el 3 de enero de 2025", dice textualmente la legislación de la comisionada residente.

"De manera qué, la administración Rosselló no tiene un vehículo legislativo federal para implantar el resultado del domingo:, afirmó el exgobernador al precisar que "la comisionada residente tiene que coger su proyecto radicado, botarlo y explicarle al Congreso por qué tiene que responder al resultado de un plebiscito que ni siquiera cumple con lo que ella propuso en enero de este año".

"Además, tiene que explicar cómo su proyecto es compatible con el Plan Tennessee, que tampoco es mencionado en su proyecto original. Toda esta cadena de engaños y contradicciones de Rosselló y la comisionada residente hacen de todo este proceso un Plan Frenesí, sin sentido ni consecuencias", agregó Acevedo Vilá.

Victoria... ¿Qué victoria?
Escrito el 12 de junio de 2017 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

El PNP y su liderato, en su obsesión ideológica hueca, le siguen haciendo un daño permanente a su ideario asimilista. En 1998 trataron de decir que ganaron, y en Puerto Rico y Washington todo el mundo supo que fueron derrotados por Ninguna de las Anteriores. En el 2012 lo volvieron a intentar y trataron de decirle al Congreso que obtuvieron el 62% de los votos, pero nadie les creyó.

Este domingo repitieron el ejercicio, pero de forma más politiquera. En enero buscaron la aprobación del Departamento de Justicia federal para “ratificar” la victoria del 2012 a través de un plebiscito “federalizado” y en una muestra clara de su arrogancia, aprobaron una ley plebiscitaria sin consultar a otros partidos y grupos cívicos. El 13 de abril el nuevo esquema se le vino al piso cuando el Justicia federal invalidó la papeleta y les dijo que era mentira que solo la estadidad garantizaba la ciudadanía americana. Y de refilón, echó al zafacón los resultados del 2012.

Sin embargo, decidieron mantener el plebiscito y cada vez que insinuaban que la papeleta cumplía con la constitución y las leyes federales, el Departamento de Justicia de Estados Unidos aclaraba que eso no era cierto y que el gobernador lo sabía. Así las cosas, el plebiscito se convirtió en simulacro y en un meme de burla contra la estadidad.

El boicot dejó al PNP corriendo solo y su efecto real fue que este domingo el PNP y la estadidad corrieron contra sí mismos.

De los cinco plebiscitos que hemos efectuado en 1967, 1993, 1998, 2012 y ahora, el de este año es el de menor participación. Este domingo votaron 200 mil personas menos que en el de 1967, a pesar de que la población de hoy es un millón mayor. La votación refleja que votó un millón 300 mil personas menos que en el plebiscito de 2012. Y peor es que votó un millón 200 mil electores menos que en el plebiscito de 1998, que había sido el de menor participación en nuestra historia reciente. Votó menos gente que en el referéndum sobre la unicameralidad en el 2005 (que el PNP no respetó alegando la baja participación). ¿Cómo puede el PNP justificar en Washington que el país se expresó claramente con ese nivel tan bajo de participación?

El daño mayor lo hizo Ricardo Rosselló en los votos a favor de la estadidad. Desde la década de los noventa para acá, este domingo fue cuando la estadidad ha sacado el número más bajo de votos. Votaron 200 mil personas menos por esa alternativa que en 1998, que había sido el plebiscito con menos votos estadistas en la era moderna. De hecho, el voto estadista se redujo en trescientos mil, si se compara con el voto en el plebiscito de 2012, en cinco años, una reducción de 35% en el apoyo a la estadidad. Si el Departamento de Justicia hace dos meses invalidó el argumento de que el plebiscito de 2012 arrojó un resultado a favor de la estadidad, ¿con qué cara van a decir que ahora sí hay un mandato? La contestación del Congreso va a ser: hoy la estadidad tiene menos apoyo que en 1993, 1998 y el 2012.

Corriendo solos, la estadidad sacó menos votos que Rosselló para la gobernación y que el voto íntegro PNP en las elecciones del 2016.

El boicot fue un acto de afirmación y resistencia nacional, un acto de conciencia. El país no salió a votar porque nos importa el país. Nadie aquí ni en Washington se cree que la estadidad tiene un 97% de apoyo. Ya lo dice la prensa norteamericana e internacional, que destaca la baja participación como un serio cuestionamiento a los resultados.

Con un plebiscito deslegitimizado por el gobierno de Estados Unidos, y con estos números, es propio parafrasear aquella famosa frase que está grabada en la memoria colectiva como reflejo claro de una mentira y una contradicción histórica: victoria… ¿qué victoria?

________
Publicada por El Nuevo Día en línea el 11 de junio de 2017


* No incluye costo de manejo y franqueo.
Búsqueda


Escritos Adicionales

UA AGENDA DE 5 PUNTOS PARA EL PRESIDENTE TRUMP

Exgobernador Acevedo Vilá pide al Senado federal incluir a Puerto Rico si aprueban una nueva reforma contributiva

Delusion of Puerto Rican Statehood

COMUNICADO DE PRENSA - La consulta del domingo no cumplió ni con el proyecto de Jennifer González

Victoria... ¿Qué victoria?

Reflexiones de la noche antes...

EL INFORME DEL GAO: LA ESTADIDAD DESNUDA

APUNTES SOBRE EL MENSAJE DE PRESUPUESTO Y LOS POCOS DATOS QUE SE CONOCEN DEL NUEVO PRESUPUESTO (Datos utilizados hoy en el programa SOBRE LA MESA por Radio Isla 1320)

#UPResencial

Puerto Rico, Hawái y la estadidad

Archivo por mes

octubre, 2017

julio, 2017

junio, 2017

mayo, 2017

abril, 2017

RSS