Videos Twitter
 
GRACIAS
Escrito el 24 de noviembre de 2016 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Mis mejores deseos para todos en este día de Acción de Gracias. Demos gracias especialmente por la familia y los verdaderos amigos. Por todos los que hemos querido y nos han querido durante la vida. Los que todavía están y los que ya no nos acompañan. Gracias por los que en algún momento dejaron de ser nuestros amigos. Pero especialmente demos gracias por aquellos amigos que la vida nos tiene en el camino del futuro y todavía no hemos conocido. Por todo eso y mucho más, GRACIAS.

Nuestro Partido Popular...
Escrito el 26 de octubre de 2016 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

(Columna publicada hoy por el periódico El Nuevo Día. Les invito a leer esta versión que incluye un octavo párrafo que fue editado por el periódico por razones de espacio. Además en la versión electrónica cambiaron el título)

A menos de dos semanas para las elecciones, quiero hablarle directamente a los miles de puertorriqueños que creen en el Partido Popular.  Puerto Rico y el PPD atraviesan circunstancias difíciles y la verdad es que este no es el momento de tapar el cielo con la mano, porque en la dificultad uno tiene que reafirmarse en lo que uno es, en lo que uno cree y en lo que uno representa. 
 
Hablo por derecho propio pero no lo hago con regocijo, sino por obligación, porque el partido y los populares no merecen ser caracterizados por el escándalo de estos meses.
 
Defender y abrazar corruptos y oportunistas no está en nuestro “job description”. Al contrario, estoy convencido de que nos sentimos obligados a combatirlos y repudiarlos. En el PPD hemos recibido durante más de un año un bombardeo de la oficina de la fiscal federal que ha sido aceptado y generalizado por la prensa, de que Anaudi Hernández era un “recaudador del PPD”.  Presidí la colectividad dos veces y en esa misma cantidad de veces presidí su conferencia legislativa, además de dirigir la portavocía en la Cámara de Representantes desde una posición de minoría y la verdad es que nunca, en ninguno de todos esos años, esa persona fue recaudadora del PPD.
 
Un recaudador del PPD no es un paracaidista, que llega de momento para aprovecharse de tal o cual circunstancia, sino una persona que tiene vínculos institucionales con el partido que van más allá de quién es el candidato a la gobernación o a cualquiera de las otras posiciones electivas. Es una persona cuyas aportaciones van más allá de aportar y recaudar dinero, sino que se hace presente en cada uno de los eventos y retos importantes que tiene nuestro partido.
 
Yo nací en este partido y llevo toda mi vida adulta vinculado a él. Trabajé con Rafael Hernández Colón, Victoria Muñoz, Héctor Luis Acevedo y Sila Calderón, entre otros líderes. El tal Anaudi nunca levantó un centavo para ninguno de ellos y tampoco fue un recaudador para Héctor Ferrer cuando el PPD estaba en sus manos. Aunque es de Aguadilla, nunca se vinculó a nuestros candidatos a alcaldías y nunca lo vi en una caravana o caminata de ninguna campaña. Su mansión de millonario la construyó, sabe Dios cómo, pero no fue por vínculos al partido. 
 
La realidad es que Anaudi fue recaudador solamente en la campaña del 2012. Su vínculo fue personal y usó sus pretensiones profesionales para aprovechar y colarse. Usó su dinero y su vida ostentosa para agenciarse la amistad de algunos y de ahí, montar un esquema corrupto. Lamentablemente, unos pocos políticos cayeron en sus garras, pero NO el PPD.
 
Si como popular te repugna lo que hizo Anaudi, no sientas vergüenza, todo lo contrario, indígnate, porque así no es tu partido. Anaudi es la excepción que valida la norma de lo que verdaderamente es el PPD.  Tú sabes que el PPD no es el partido que lleva a sus legisladores en una guagua a defender a un compañero corrupto, sabes que no es el que le fabrica una pensión ilegal a un gobernador; sabes que no es el partido del gobernador que cuando sale del poder, se va a trabajar a una firma a la que él mismo le dio millones de dólares en contratos con fondos públicos.  Si como popular sientes asco por Anaudi, es, precisamente, porque eres un buen popular.
 
Nuestro partido es de líderes como Churumba, José Aponte y Willie Miranda, que murieron con las botas puestas, viviendo modestamente. De líderes como José Carlos Aponte y William Miranda que heredaron de sus padres esa verticalidad. De líderes como David Bernier, Héctor Ferrer, Eduardo Bhatia, Aníbal José Torres, Carmen Yulín, Luis Vega Ramos y otros muchos, que han dedicado su vida al servicio público y no a servirse.

El PPD ha luchado toda su vida por mayor gobierno propio para Puerto Rico, algo que en este momento nos han arrebatado con PROMESA; es el que siempre ha luchado contra todos los discrímenes, antes por nacimiento y clase social y hoy, en favor de los inmigrantes y por la igualdad.  Nuestro partido, desde doña Inés para acá, ha sido el muro de contención en contra del asimilismo y la destrucción de nuestra identidad.
 
Popular, ¿que los retos son grandes? Claro que sí. ¿Que te debe dar coraje con los que te han fallado? Por supuesto.  Pero siempre siéntete orgulloso de ser popular.
Como dice nuestro Himno de la Vergüenza, “no hay dinero que compre mi conciencia ni razón para entregar yo mis derechos. Adelante hermano puertorriqueño, adelante, adelante, popular”.

Primero tenemos que descolonizar el alma
Escrito el 30 de septiembre de 2016 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Una de las consecuencias más devastadoras del coloniaje es su efecto emocional en el colonizado. Cuando ese efecto se manifiesta a nivel colectivo, lo que vemos es una sociedad sobrevalorando lo que se impone desde afuera y menospreciando sus propias capacidades; una sociedad que aplaude lo que hace el colonizador y critica cuando el oprimido hace exactamente lo mismo. Si lo hacemos los puertorriqueños, está mal, pero si lo hace el americano, es correcto. Los desarrollos recientes en nuestra relación con Estados Unidos y los referentes a la junta de control fiscal son un claro reflejo de esto.

29 minutos, ese fue el tiempo que duró la alegada primera reunión de la junta federal de control fiscal. La reunión tuvo lugar el último día provisto por la ley PROMESA para organizarse. En un intento de aparentar transparencia, fue abierta al público y transmitida por internet. Pero, evidentemente, lo que “votaron” ya lo habían acordado a espaldas del pueblo; no hubo ningún análisis ni discusión.

Imaginémonos por un minuto que el gobierno de Puerto Rico (PPD o PNP) hubiera creado una nueva junta directiva para un nuevo banco gubernamental con el poder de controlarlo todo. Y que esa junta hubiera actuado como acaba de actuar la junta federal de control fiscal. No tengo ninguna duda de que la prensa, los analistas, la gente en la calle y los grupos profesionales, denunciarían que tales actos a espaldas del pueblo son inaceptables, que tienen agenda escondida, y que son actuaciones politiqueras y corruptas, por decir lo menos. Sin embargo, en el caso de la junta que nos ocupa y que ya está en funciones, como actúa en función de un mandato de ley federal, pues la mayoría guarda silencio, se aguanta, otros aplauden, pero solo unos que otros se expresan indignados.

Han pasado varias semanas desde que se conocieron los nombres de los siete miembros de la junta y la realidad es que es muy poco lo que se ha analizado y discutido a profundidad sobre cada uno de ellos. No se indaga sobre su trasfondo, no se analizan meticulosamente sus posibles conflictos de intereses y mientras muchos piensan que vienen a despolitizar los procesos, lo cierto es que en las filas del PNP y entre republicanos se celebraba con anticipación el nombramiento de su presidente, a quien distinguen como uno de los suyos, por sus aportaciones políticas, esencialmente en forma de donativos.

¿Y no que estamos escandalizados porque, alegadamente, en Puerto Rico solo se consiguen nombramientos y posiciones a cambio de donativos políticos? ¿Cuál es entonces la diferencia? Si a un donante del PPD o de PNP, sin experiencia financiera, lo hubiesen nombrado a dirigir la junta del Banco Gubernamental de Fomento, simplemente por ser donante, ¿cuántas historias se habrían escrito sobre sus donativos políticos? Y ni hablar del anterior presidente del BGF que aprobó muchas de las transacciones que hoy se cuestionan. Pero, como esos nombramientos fueron recomendados por los líderes políticos del Congreso y los nombró el presidente Obama, pues la mayoría presume que está bien. ¿Y si los hubiesen recomendado los presidentes de la Cámara y Senado en Puerto Rico? De seguro, que esa complacencia que hay con la junta fiscal no existiría.

Y lo peor es que quizás lo más escandaloso es lo que menos se ha discutido. Como parte de PROMESA se incluyó un lenguaje para ordenar que un task force del Congreso estudie el efecto de un reglamento del Departamento de Salud sobre productos naturales. ¿Qué tiene que ver eso con la deuda o con el desarrollo económico? Obviamente, nada. El comisionado Pierluissi admitió públicamente que eso lo puso ahí un congresista a petición de unas compañías privadas. ¿Alguien ha preguntado quién es ese congresista? ¿Qué vinculo tiene con esa compañía? ¿Cuánto dinero de campaña recibió de esa compañía?

Nuevamente, imaginémonos que eso mismo pasa con una legislación en Puerto Rico. Me puedo imaginar el escándalo del día (y con razón). ¿No fue por algo similar a eso que acusaron a Héctor Martínez y a Jorge de Castro Font? Pero, nuevamente, como lo hizo el americano, aplaudimos o en el mejor de los casos, callamos y miramos para el otro lado.

PROMESA y esa junta de control fiscal son un ejercicio burdo de poderes coloniales. Pero peor que nuestra colonización política y económica, que viene impuesta de afuera, es la colonización de nuestra alma y nuestro espíritu. No podremos luchar contra el coloniaje y movernos de verdad hacia adelante si no empezamos por descolonizar nuestra alma y nuestro espíritu. Es algo con lo que yo mismo me he confrontado. Comencemos por someterlos a ellos al mismo rigor al que nos sometemos nosotros mismos. Ese tiene que ser el primer paso.

And these seven?
Escrito el 20 de septiembre de 2016 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

If some skeptics believed that the seven from the board “were coming to put the house in order”, to “end the politicking”, to “not be influenced by anyone”, well they’ve had a sad awakening. Viewed as a whole, with some exceptions, there are no big stars in these seven. Most of us who follow these issues had to go to use Google to find out who they were and their merits, and the balance is frightening, particularly over those who are Republican, who are the majority with the power to decide our future. Furthermore, in just 24 hours Wall street analysts have concluded that this board is pro-bondholders.

The best known one is the biggest surprise: Carlos Garcia. For those who wanted a “fresh start” (or “clean slate”) his name is bad news. He is the first president that the Government Development Bank had under Luis Fortuño, the architect of the fateful Law 7 that left thousands of public employees out of work and accelerated the economic crisis. This Garcia is who administrated more than 6 billion in ARRA funds that Obama sent to Puerto Rico, who to this day, does not know what they were used for. This Garcia or Caco, as his friends call him, was who raised the CONFINA debt of $6 billion to $14 billion and changed its use to finance operational deficits; and, even worse, was the one who, at Fortuño’s request indebted the BGF Bank for $4 billion, with a bond issue to be paid in this quadrennium. This is the debt that precipitated the bankruptcy of the BGF, but if this was not enough to disqualify him, he has a grave conflict because, how can he tell the bondholders that he won’t pay them, when it was he who approved these issuances? How will he audit the prudence of these issuances (issue bonds?) if he was the one who designed them?

The next one that jumps up at you is José Carrión III, a successful insurance agent, but without any expertise in the financial challenges we face. He is pro-statehood, Republican. PNP and Pierluisi’s brother-in-law. None of that disqualifies him, but it also doesn’t make him qualified, and I must say that one quick Google search was all it took to end the illusion that the board is coming to put an end to political influences. I have no doubt that José Carrión is one of the seven because he donated thousands of dollars to Republicans here and in the US. The website ‘Open Secrets’ reveals that in recent years he has made, among others, the following donations: $20,000 to Jeb Bush’s super pac, $3,000 to Marco Rubio, $7,000 to the Republican National Party; $2,500 to the National Republican Congressional Committee; $2,000 to Marco Rubio, $4,000 to Luis Fortuño, $4,500 to his brother-in-law Pierluisi, $1,000 to Labrador and $2,700 to Jennifer González.

The others we will get to know along the way, but it stands out that the other two republicans are ultra conservatives, of those who understand you have to pay at any cost (or by any means). Andrew Biggs belongs to the American Enterprise Institute, a right-wing think tank that is known for advocating for reducing the salaries of public employees. David Skeel is a university professor, a bankruptcy expert, but on the issues that concern us, his position has been that bankruptcy laws are bad for creditors. From these four republicans it’s easy to anticipate what awaits us and to make matters worst, disappointedly, they were validated and appointed by Obama.

On the side of the democrats there is some little hope. Arthur González is a reputable former bankruptcy judge. Ana Matosantos comes with vast experience in budgetary matters from the state of California, who has managed them under republican and democrat governors, and last is the banker José Ramón González, known and respected in the financial world. He was president of the BGF during the second administration of Rafael Hernández Colón, which doesn’t present a conflict of interest because there are no transactions from that time on the table.

On balance, the hopes of Puerto Rico are only to fight against this board.

LA PRISA PASÓ, LA CRISIS SE QUEDÓ
Escrito el 20 de septiembre de 2016 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Con la intervención directa del presidente Obama, del secretario del Tesoro Jack Lew y de los dos funcionarios electos de más alto rango en Puerto Rico, PROMESA se aprobó sin ninguna enmienda significativa antes del 1 de julio ante la expectativa de que, si ello no ocurría, el cielo se iba a caer. Sin embargo, ya han pasado varios días y las preguntas siguen siendo los mismas: ¿Se acabó la crisis? ¿Se detuvieron las demandas? ¿Hay certeza de lo que va a pasar en Puerto Rico? ¿Llegaron los reintegros? ¿Se le está pagando a los suplidores? ¿Regresó el optimismo?

La respuesta a todas esas preguntas es, no, porque lo único que ha logrado PROMESA hasta ahora es asestarle un golpe muy fuerte a la autoestima de los puertorriqueños y justificar para Estados Unidos la necesidad de un régimen colonial en Puerto Rico.

No tengo ninguna duda de que la aprobación de esta ley a toda prisa va a tener consecuencias negativas para Puerto Rico y para Estados Unidos.

Los dos senadores responsables de los temas de Puerto Rico en el Senado, uno republicano y otro demócrata, le votaron en contra, mala señal para los que dicen que este es el primer paso de un diseño para resolver el problema colonial de Puerto Rico. En menos de 24 horas, el poderoso presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Orrin Hatch, envió sendas cartas señalando posibles violaciones de ley y contubernios entre el Departamento del Tesoro federal y el gobierno de Puerto Rico, lo que de por sí pone en mal augurios la posibilidad de lograr medidas de desarrollo económico en el futuro cercano.

Según pasen los días, el país irá descubriendo que PROMESA no resuelve nuestra crisis, solamente atiende la de ellos. Curiosamente, al otro día de aprobarse la medida casi todas las compañías que aseguran bonos de Puerto Rico aumentaron su valor en el mercado. Y Obama y Lew ya dejaron de hablar de nosotros porque, como era su estrategia, la posibilidad de que demanden a Estados Unidos por el impago del pasado viernes se redujo, significativamente.

Pero con el problema de falta de liquidez de nuestro gobierno, PROMESA no hace nada. El impago a los suplidores continúa de mes a mes y PROMESA no lo resuelve. PROMESA tampoco atiende el déficit del Centro Médico, de la tarjeta de salud ni en los servicios de educación especial, entre muchas otras circunstancias apremiantes que enfrenta Puerto Rico. De hecho, estos problemas se van a agravar. Según el texto de la ley, si a mitad de año la junta detenta un déficit, puede ordenar cortes presupuestarios en todas las áreas menos en las de servicio al pago de la deuda de los bonistas. En otras palabras, si hay que escoger entre cortarle fondos al Centro Médico, al Departamento de Educación o a los bonistas, la ley, específicamente, prohíbe que se les corte a los bonistas.

Pero lo más dramático es lo que se validó en los estados financieros del gobierno, publicados luego de la aprobación de la ley: es muy probable que el gobierno se quede sin dinero en los próximos meses. Los estados financieros confirman que el problema no se resuelve con más recortes de gastos porque ello implicará que muchas áreas fundamentales del gobierno quedarían inoperantes.

Ya se han publicado varios reportajes sobre cómo en las crisis de Washington D.C. y Nueva York, que se nos han tratado de presentar como modelos salvadores, al pasar del tiempo, los problemas fiscales de ambas jurisdicciones tuvieron que regresar al Congreso porque sin recursos económicos y garantías de acceso a los mercados no se solucionaba la crisis. La prisa es amiga de la desinformación y ahora, aunque aparenta ser que ya no hay prisa, tampoco hay solución.

___________

Publicado originalmente en El Nuevo Día Interactivo el 7 de julio de 2016


* No incluye costo de manejo y franqueo.
Búsqueda


Escritos Adicionales

GRACIAS

Nuestro Partido Popular...

Primero tenemos que descolonizar el alma

And these seven?

LA PRISA PASÓ, LA CRISIS SE QUEDÓ

Declaraciones del exgobernador Acevedo Vilá y su esposa ante el fallecimiento de la madre del gobernador García Padilla

A Sovereign Commonwealth (ELA Soberano) is possible

United States and its right to self-determination

HABLEMOS SOBRE LA ESTADIDAD

The myth of the economic miracle of statehood

Archivo por mes

noviembre, 2016

octubre, 2016

septiembre, 2016

agosto, 2016

RSS