Videos Twitter
 
Yes you should, yes you can, and yes, it is also your debt
Escrito el 19 de marzo de 2015 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Three of the fundamental premises established in my essay published eight months ago under the title "Toward the Economic Refounding of Puerto Rico and its Commonwealth Status" were: that there was a real risk of the Island not being able to pay its debts; that the United States had to be part of the solution; and that the economic and public debt situation, as well as its solution, is intimately related to the issue of the political status or relationship with the USA.

Today there is a general consensus in regards to the possibility that at least one of the government's public corporations could default, as well as widespread calls for some kind of debt restructuring. Although there has been no action from the federal government, there have been strong calls for some type of intervention or assistance, and Resident Commissioner Pedro Pierluisi has even filed a bill, with the total support of the Government of Puerto Rico, to allow Chapter 9 of the Federal Bankruptcy Act to be applied to Puerto Rican instrumentalities, the same way it is available in the states.

In this blog I'm not going to restate my proposed solutions. You can read the book. Rather, I will stress that the United States government has to be part of the solution, and will demonstrate that there is a high possibility that the U.S. is also responsible for the payment of the debt. That is the reason I'm writing this in English, although I will also have it available in Spanish.

YES YOU SHOULD

Puerto Rico is confronting two crises simultaneously: the greatest economic downturn of our modern history and an overwhelming government debt burden. The combination of the elimination by the U.S. Congress back in 1996 of section 936 of the Internal Revenue Code, with its dire economic consequences and adversarial effect on the structural deficit of the government of Puerto Rico and its major public corporations, and a ballooning debt service in the coming years has yielded the perfect storm. The fiscal crisis worsens the economic crisis, and this in turn affects the former. It is a vicious cycle in which the feasible measures of economic stimulus exacerbate the fiscal crisis and the attention to the fiscal crisis has negative effects on our economy.To top it off, for the first time in our history our population is shrinking. Strong actions and assistance are needed to provide the space for our economy to grow so that we can ultimately pay the debt.

Although Puerto Rico bears a great part of the blame, the United States is also responsible for the economic crisis. It's not only the elimination of Section 936 in the 90's, without giving Puerto Rico any power or tool to compensate for that loss. It's also that the indiscriminate application of federal laws to Puerto Rico has the effect of imposing variables and standards of the most economically developed country in the world, while the Puerto Rican economy has never attained full development, making Puerto Rico less competitive in the world economy. Even the most recent report of the Federal Reserve Bank of New York (July 2014), specifically mentions as elements that hinder our economic growth the application to the Island of the federal minimum wage and the Jones Act (cabotage law), which are both clear examples of economic variables beyond our control. Additionally, the Chairman of the House of Representatives Natural Resources Committee, Congressman Rob Bishop, has publicly expressed concerns about the negative economic impact that the application of certain EPA rules, especially regarding our high cost of energy and the need to move toward more natural gas.

With regard to the famous (or infamous) $72 billion debt, we need to remember that all that debt was originally incurred when Puerto Rico had a positive credit rating by the American credit agencies, and was all originally sold in the strongly regulated federal municipal bond market. Yes, the Government of Puerto Rico was asking to borrow too much. But excessive lending and borrowing was possible, because that was the monetary policy of the U.S. The years in which the amount of money being borrowed exploded, was during the time the Federal Reserve Bank carried out its expansive monetary policy with near zero interest rates. To that same extent, the crisis of the banking system in the U.S., which almost collapsed in 2008, had a similar origin. The "real estate bubble" was possible because the Feds were allowing easy money into the system. Lenders with access to free money at near zero interest went crazy providing mortgages to people they knew had little chance of paying it back. In part, that is precisely why the federal government bailed out the financial sector. The banks were responsible for their mismanagement and the homeowners for biting the bait, but the Feds were accomplices in that failure. In our case, if we were incurring too much debt, it was in part because the Feds kept the interest rates artificially low, which in turn opened the appetite in Wall Street for higher yielding bonds from Puerto Rico, all under the watchful eyes of the various federal credit rating agencies.

Crucially, if the United States were undergoing a crisis similar to the one Puerto Rico has on its hands, they would take immediate measures that Puerto Rico cannot take. The first one being: go and print more money. The second one: borrow unlimited amounts of money to stimulate the economy, and use its Central Bank (the Federal Reserve Bank), to establish a monetary policy to foster economic development.

Puerto Rico has none of those tools. Even in Europe, with its common market and Euro Zone, the European Central Bank continuously acts to react to the different needs of its country members. And on top of that, Puerto Rico's cities and towns, as well as its public corporations, cannot use the mechanism of the Federal Bankruptcy Code, like Detroit recently did. As a friend recently told me, a year ago we were being compared to Detroit and Greece and our intuitive reaction was "no way." A year later we are starting to say: "we hope we are Detroit and Greece. At least one could get protection from the court and the other had a central bank who intervened" Detroit is coming out of bankruptcy by restructuring it debts using the federal law we cannot use, and Greece at least has a central European bank to fight with. We have no one.

But if these arguments were not enough, the United States needs to understand that our crisis will have consequences for them in the mainland as well. If Puerto Rico or any of its public corporations fail to meet their debt payments to bondholders, this, besides affecting the Island's economy even further, will have an indeterminate effect on the municipal bond market in the United States. And if our economy continues to stagnate, one of two things will happen, or maybe both: (1) the levels of dependence on federal transfers will increase dramatically in order to maintain a minimum level of quality of life, and (2) to the extent that there is not enough money to sustain the levels of government services that the population requires, the more dependent and less productive sectors will choose to emigrate to the United States. In simple words, if Puerto Rico fails, the U.S. Treasury eventually will take the tab.

And, I may add, the most recent development: the world is watching. Every day, more international news outlets are looking into the Puerto Rico situation. And the more they see, the more they point to the Unites States' shared responsibility in this crisis. If Puerto Rico fails, it could easily become a negative international issue for the United States. Bear in mind that for Latin America and the Caribbean, Puerto Rico is a sister country. What happens in Puerto Rico does not stay in Puerto Rico and the U.S.

YES YOU CAN

If the United States should be part of the solution, the question remains, can they do it? The answer is yes. Through the Treasury Department and the Federal Reserve Bank, the Executive Branch has broad powers and mechanisms to alleviate the debt crisis. There are many academic and economic studies out there, some public, other private, that demonstrate that those federal agencies do not need any congressional approval in order to act regarding Puerto Rico. It is a matter of will.

But Congress also has its share of the responsibility. Resident Commissioner Pierluisi's bill is a step in the right direction. But it is not enough. If we want real and sustainable economic development and to limit the dependency on federal transfers and incentives, what Congress needs to do is give Puerto Rico the power to legislate in economic matters, the same way we do today, and have done for more than a hundred years regarding our tax system, without intervention from Congress. That is why I'm convinced the permanent solution is tied to the status issue. The solution, which I describe in more detail in my August essay, is what has been called the Sovereign Commonwealth. But I will not elaborate more on that in this piece.
To the argument that the U.S. Government will not act because they don't want to established a "precedent," my answer is very simple: there will be no precedent, because we are not and do not want to become a state. The participation of the U.S. in the solution has to be based on the special political relationship between the United States and Puerto Rico, and as such will not be a precedent for the fifty states.

IT IS ALSO YOUR DEBT

Finally, the United States has to be part of the solution, because at the end of the day, the U.S. Supreme Court might decide that the U.S. Government is responsible for Puerto Rico's debt. And yes, on this we will hit the status issue head-on. It is inevitable.

First, let's understand how that debt was incurred. Puerto Rican bonds are regulated by Federal law. In 1917, as part of the Jones Act that established the government structure for Puerto Rico, Congress authorized Puerto Rico to issued bonds, and included a provision exempting all bonds issued by the Government of Puerto Rico from state and federal taxation. Section 745 of title 48 of the United States Code provides:

"All bonds issued by the Government of Puerto Rico, or by its authority, shall be exempt from taxation by the Government of the United States, or by the Government of Puerto Rico or of any political or municipal subdivision thereof, or by any State, Territory, or possession, or by any county, municipality, or other municipal subdivision of any State, Territory, or possession of the United States, or by the District of Columbia."

Our bonds have been marketed based on a federal law, playing by the federal rules. This provision was adopted in 1917 as part of the plenary powers of Congress over the territory of Puerto Rico. Congress ordered the other states not to tax ours bonds, something that clearly Congress has no power to do with regards to specific state bonds. For the last 25 years or more, the official position of the United States Department of Justice, the House and Senate Committees with jurisdiction over Puerto Rico and the White House reports of both Presidents George W. Bush and Barack Obama have established that even after the establishment of the Commonwealth of Puerto Rico in 1952, Puerto Rico is still a non incorporated territory. The most recent report from the White House specifically states: "under Commonwealth option, Puerto Rico would remain, as it is today, subject to the Territory Clause of the U.S. Constitution" (March 2011). Therefore, it could be argued that the powers that Congress had to establish in 1917 section 745 granting triple tax exemption to our bonds are the same powers they have today to keep that exemption and impose it upon the fifty states. All this legal and financial history is a clear indication that the U.S. government has a shared responsibility over our debt. But there is more. In January 8, 2007, the United States Supreme Court ruled on the case of Limtiaco, Attorney General of Guam v. Camacho, Governor of Guam. The issues are quite particular, but the rationale of the decision is very interesting. There was a "local" dispute between the Governor of Guam and his Attorney General regarding a bond issuance and whether it was an infringement of a debt limitation disposition included in the federal Organic Act of Guam. The Governor of Guam sought a declaration from the Guam Supreme Court that the issuance of bonds to fund the territory's continuing obligations, authorized by Guam's legislature, was not in violation of debt limitation disposition contained in the Organic Act of Guam, contrary to the contention of Guam's Attorney General. The Guam Supreme Court agreed with the Governor. The United States Court of Appeals for the Ninth Circuit dismissed the attorney general's appeal. The United States Supreme Court reversed. It is the last paragraph of the Court's opinion, written by Justice Thomas, that brings some light to the federal government's responsibility in regards to the debt of a territory:

"It may be true that we accord deference to territorial courts over matters of purely local concern. This case does not fit that model, however. The debt-limitation provision protects both Guamanians and the United States from the potential consequences of territorial insolvency. Thus, this case is not a matter of purely local concern."

It is true that in that case the Supreme Court was interpreting a federal law that establishes the Government of Guam. In our case, the Government of Puerto Rico is ruled by our own constitution that was authorized and approved by Congress and the people of Puerto Rico. But that does not change the rationale of that paragraph: the United States will bear responsibility for the financial insolvency of a territory, and the issues related to territorial bonds are a matter of national concern.For many years during my political life I have argued against the definition of Commonwealth as a territory. Nevertheless, the official position of the United States is that we are still a territory. If that is the case, taken together with cited section 745, there is a strong argument that the United States might bear "the potential consequences" of Puerto Rico's insolvency and that the $72 billion debt "is not a matter of purely local concern." The federal government cannot say that we "remain, as it is today, subject to the Territory Clause of the U.S. Constitution" in order to deny Puerto Rico the powers to solve our economic and social crisis, and now turn around and say that they have no responsibility regarding our debt because the debt crisis is a "a matter of purely local concern." You cannot have your cake and eat it too.

So, I have news for the United States. If Puerto Rico were to default on any of its payments, any of those bondholders affected might take the Government of the United States to court. And Limtiaco v. Camacho seems to say that they have potential for a solid case. I firmly believe that the United States has to be a part of the solution to Puerto Rico's economic and debt crises. I believe so, not as a legal argument, but because it is the right and fair thing to do for Puerto Rico and for the United States. But at the end of the day, it might be the legal responsibility that will move the U.S to action. In the last 18 months I have heard the argument that the U.S. will not act regarding Puerto Rico because "it is too small to save." That could be true. But maybe the other part of the equation is also true: "Puerto Rico is too big to fail." Yes, Puerto Rico: too small to save, too big to fail.

Sí, deben hacerlo; Sí, pueden hacerlo; y a propósito, también es su deuda
Escrito el 19 de marzo de 2015 - Comenta usando tu cuenta de Facebook - Lea esto en Facebook

(Traducción del original en inglés)

Tres de las premisas fundamentales establecidas en mi ensayo publicado hace ocho meses con el título, "Hacia la refundación de la economía de Puerto Rico y del Estado Libre Asociado" son: que hay un riesgo real de que la isla no pueda pagar su deuda; que Estados Unidos tiene que ser parte de la solución; y que la situación de la economía y la deuda pública, así como su solución, están íntimamente relacionadas con el status y la relación política de Puerto Rico con los EE.UU.

Hoy existe un consenso general en cuanto a la posibilidad de que al menos una de las corporaciones públicas del gobierno no pueda pagar su deuda, así como se han generado diversos llamados para algún tipo de reestructuración de la deuda. Aunque no ha habido ninguna acción por parte del gobierno federal, se han hecho fuertes reclamos para algún tipo de intervención o asistencia, y el comisionado residente Pedro Pierluisi ha presentado un proyecto de ley, con el apoyo total del gobierno de Puerto Rico, para extender a la isla la aplicación del Capítulo 9 de la Ley Federal de Quiebras, de la misma manera que está disponible para los estados.

En este blog no voy a repetir las soluciones que propuse. Usted puede leer mi libro. Más bien, voy a insistir en que el gobierno de Estados Unidos tiene que ser parte de la solución, y voy a demostrar que hay una alta posibilidad de que los EE.UU. también sean responsables del pago de la deuda. Esa es la razón por la que escribí este blog originalmente en inglés, y esta versión es su traducción.

SÍ, DEBEN HACERLO

Puerto Rico se enfrenta a dos crisis simultáneamente: la mayor recesión económica de nuestra historia moderna y una carga desmedida por la deuda pública. La combinación de la eliminación de la sección 936 del Código federal de Rentas Internas en 1996 por el Congreso de Estados Unidos, con sus graves consecuencias económicas y el efecto negativo sobre el déficit estructural del gobierno de Puerto Rico y sus principales corporaciones públicas, sumado a un pago por servicio de la deuda que va a aumentar vertiginosamente en los próximos años, se ha convertido en la tormenta perfecta. La crisis fiscal empeora la crisis económica, y esto a su vez incide sobre la primera. Es un círculo vicioso en el que las medidas viables de estímulo económico agravan la crisis fiscal y la atención a la crisis fiscal tiene efectos negativos sobre nuestra economía. Por si fuera poco, por primera vez en nuestra historia, nuestra población se está reduciendo. Acciones y apoyos decididos son necesarios para darle a nuestra economía el espacio para que crezca y, eventualmente, podamos pagar nuestras obligaciones.

Aunque Puerto Rico tiene una gran parte de la culpa, Estados Unidos también es responsable de la crisis económica. No es solo por la eliminación de la Sección 936 en los años 90, sin darle a Puerto Rico ningún poder o herramienta para compensar esa pérdida. Es también que la aplicación indiscriminada de leyes federales a Puerto Rico tiene el efecto de imponernos las variables y las normas del país económicamente más desarrollado del mundo, siendo la de Puerto Rico una economía que nunca ha alcanzado un desarrollo pleno, haciéndonos menos competitivos en la economía mundial. El informe más reciente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York (julio de 2014), menciona, específicamente, como elementos que dificultan nuestro crecimiento económico la aplicación del salario mínimo federal y de la Ley Jones (ley de cabotaje) a la isla, que son a su vez claros ejemplos de variables económicas que no controlamos. Además, el presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el congresista Rob Bishop, ha expresado públicamente su preocupación por el impacto económico negativo de la aplicación de ciertas normas de la EPA, en especial con respecto a nuestros altos costo de energía y la necesidad de avanzar más hacia el gas natural.

En relación a la famosa (o infame) deuda pública de $72 mil millones, tenemos que recordar que Puerto Rico incurrió en esa deuda cuando tenía una calificación crediticia positiva de sus bonos, los cuales fueron vendidos y comprados, originalmente, en el mercado de bonos municipales de Estados Unidos, que está fuertemente regulado por el gobierno federal. Sí, el gobierno de Puerto Rico estaba pidiendo demasiado prestado, pero el endeudamiento excesivo fue posible porque esa era la política monetaria de los EE.UU. Los años en los que la cantidad de dinero que se tomó prestado explotó, fue durante el tiempo que el Banco de la Reserva Federal ejecutó su política monetaria expansiva con tasas de interés de casi cero. En la misma medida, la crisis del sistema bancario de los EE.UU., que casi se derrumbó en 2008, tuvo un origen similar. La "burbuja inmobiliaria" fue posible porque los federales estaban permitiendo la entrada de dinero fácil al sistema. Prestamistas con acceso a dinero fácil a tasas de casi cero se volvieron locos dándoles préstamos hipotecarios a personas que ellos sabían que tenían pocas posibilidades de poder repagarlos. En gran medida, fue precisamente por eso que el gobierno federal rescató al sector financiero. Los bancos fueron los responsables de su mala gestión, los dueños de hogares mordieron el anzuelo, pero los federales fueron cómplices en ese fiasco. En nuestro caso, si Puerto Rico estaba incurriendo en demasiada deuda, fue en parte porque los federales mantuvieron las tasas de interés bajas, artificialmente, lo que a su vez abrió el apetito en Wall Street para los bonos de alto rendimiento de Puerto Rico, todo bajo la mirada atenta de las distintas agencias financieras federales.

Fundamentalmente, si Estados Unidos estuviese experimentando una crisis similar a la que Puerto Rico tiene en sus manos, tomaría medidas inmediatas que Puerto Rico no puede tomar. Lo primero, imprimir más dinero. Lo segundo, pedir prestadas cantidades ilimitadas de dinero para estimular la economía, y usarían su banco central (Banco de la Reserva Federal), para establecer una política monetaria que impulsara el desarrollo económico.

Puerto Rico no tiene ninguna de esas herramientas. Incluso en Europa, con su mercado común y la Zona Euro, el Banco Central Europeo actúa continuamente para reaccionar a las diferentes necesidades de sus países miembros. Y encima de eso, las ciudades y pueblos de Puerto Rico, al igual que sus corporaciones públicas, no pueden utilizar el mecanismo del Código Federal de Quiebras cómo lo hizo Detroit recientemente. Un amigo me dijo hace poco que hace un año estábamos siendo comparados con Detroit y Grecia y nuestra reacción intuitiva era, "no hay manera". Un año más tarde, estamos empezando a decir que "ojalá y fuéramos Detroit y Grecia. Por lo menos uno de ellos puede pedir protección de los tribunales y el otro tiene un banco central que intervenga". Detroit está saliendo de la quiebra mediante la reestructuración de sus deudas al amparo de la ley federal, la cual Puerto Rico no puede utilizar, y Grecia, al menos, tiene un banco central europeo con quien pelear. Nosotros tenemos a nadie.

Pero si estos argumentos no fueran suficientes, Estados Unidos tiene que entender que nuestra crisis también va a tener consecuencias para ellos en el continente. Si Puerto Rico o cualquiera de sus corporaciones públicas no cumplen con sus pagos a los tenedores de bonos, esto, además de afectar aún más la economía de la isla, tendrá un efecto indeterminado en el mercado de bonos municipales de Estados Unidos. Y si nuestra economía sigue estancada, una de dos cosas va a suceder, o tal vez ambas: (1) los niveles de dependencia de las transferencias federales aumentarán vertiginosamente para poder mantener un nivel mínimo de calidad de vida y, (2) en la medida en que no haya dinero suficiente para sostener los servicios públicos a los niveles que requiere la población, los sectores más dependientes y menos productivos optarán por emigrar a Estados Unidos. En palabras simples, si Puerto Rico falla, el Tesoro de Estados Unidos será el que finalmente pagará la cuenta.

Y debo añadir como un desarrollo más reciente que el mundo está observando. Cada día, más medios de noticias internacionales están mirando la situación de Puerto Rico y cuanto más ven, más apuntan hacia la responsabilidad compartida de Estados Unidos en esta crisis. Si Puerto Rico cae podría convertirse, fácilmente, en un problema internacional para Estados Unidos. Tengan en cuenta que para América Latina y el Caribe, Puerto Rico es un país hermano. Lo qué sucede en Puerto Rico no se queda en Puerto Rico y los EE.UU.

SÍ, PUEDEN HACERLO

Si Estados Unidos debe ser parte de la solución, la pregunta a contestar es: ¿puede hacerlo? La respuesta es sí. A través del Departamento del Tesoro y el Banco de la Reserva Federal, la rama ejecutiva del gobierno de Estados Unidos tiene amplias facultades y mecanismos para aliviar la crisis de la deuda. Hay muchos estudios académicos y económicos disponibles, algunos públicos, otros privados, que demuestran que las agencias federales no necesitan la aprobación del Congreso para actuar con respecto a Puerto Rico, es una cuestión de voluntad.

Pero el Congreso también tiene su responsabilidad compartida. El proyecto de ley del comisionado residente Pierluisi es un paso en la dirección correcta pero no es suficiente. Si queremos un verdadero desarrollo económico sostenible y limitar la dependencia de las transferencias e incentivos federales, lo que el Congreso tiene que hacer es darle a Puerto Rico la facultad de legislar en materia económica, de la misma manera que lo hacemos hoy y que lo hemos hecho durante más de cien años, con respecto a nuestro sistema contributivo, sin intervención del Congreso. Por eso estoy convencido de que la solución permanente está ligada al status. La solución, que la describo con más detalle en mi ensayo de agosto, es lo que se ha llamado el Estado Libre Asociado Soberano, pero sobre eso no voy a elaborar más en este escrito.

Al argumento de que el gobierno de Estados Unidos no va a actuar porque no quiere establecer un "precedente", mi respuesta es simple: no habrá ningún precedente porque no somos y no queremos ser un estado. La participación de EE.UU. en la solución tiene que basarse en la relación política especial que existe entre Estados Unidos y Puerto Rico, y como tal, no será un precedente para los cincuenta estados de la unión.

Y A PROPÓSITO, TAMBIÉN ES SU DEUDA

Por último, Estados Unidos tiene que ser parte de la solución porque al final del día el Tribunal Supremo de Estados Unidos podría decidir que el gobierno federal también es responsable de la deuda de Puerto Rico. Y sí, en este argumento nos vamos a chocar de frente con el tema de status, es inevitable.

En primer lugar, vamos a entender cómo se incurrió en dicha deuda. En 1917, como parte de la Ley Jones que estableció la estructura de gobierno para Puerto Rico, el Congreso autorizó a Puerto Rico a emitir bonos e incluyó una disposición que exime de impuestos estatales y federales todos los bonos emitidos por el gobierno de Puerto Rico. La Sección 745 del Título 48 del Código de Estados Unidos dispone lo siguiente:

"Todos los bonos emitidos por el gobierno de Puerto Rico, o por autoridad de éste, estarán exentos de contribución por el gobierno de los Estados Unidos, o por el gobierno de Puerto Rico, por cualquier subdivisión política o municipal del mismo, o por cualquier estado, territorio o posesión, o por cualquier condado, municipio u otra subdivisión municipal de cualquier estado, territorio o posesión de los Estados Unidos, o por el Distrito de Columbia."

Nuestros bonos se han vendido y comprado basados a una ley federal y cumpliendo con las reglas federales. Esta disposición fue adoptada en 1917 como parte de los poderes plenarios del Congreso sobre el territorio de Puerto Rico. El Congreso ordenó a los otros estados a no gravar nuestros bonos, algo que claramente el Congreso no tiene poder para hacer en lo que respecta a los bonos de otro estado en específico.

Por los últimos 25 años o más, la posición oficial del Departamento de Justicia federal, los comités con jurisdicción sobre Puerto Rico en la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos y los informes de la Casa Blanca, tanto del presidente George W. Bush como Barack Obama, han establecido que incluso después del establecimiento del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en 1952, Puerto Rico sigue siendo un territorio no incorporado. El informe más reciente de la Casa Blanca declara, específicamente: "en la opción de Estado Libre Asociado, Puerto Rico seguiría estando, como lo está hoy, sujeto a la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos" (marzo de 2011). Por lo tanto, se podría argumentar que los poderes que el Congreso tuvo para establecer en 1917 la sección 745 que concede triple exención a nuestros bonos son los mismos poderes que tiene hoy para mantener esa exención e imponerla a los cincuenta estados. Toda esa historia legal y financiera es un claro indicio de que el gobierno de Estados Unidos tiene una responsabilidad compartida sobre nuestra deuda.

Pero hay más. El 8 de enero de 2007, el Tribunal Supremo de Estados Unidos resolvió el caso de Limtiaco, Procurador General de Guam v. Camacho, Gobernador de Guam. Los temas son bastante particulares pero el fundamento de la decisión es muy interesante. Había una disputa "local" entre el gobernador de Guam y su secretario de Justicia en relación con una emisión de bonos y si ésta constituía una infracción de una disposición de limitación de la deuda pública incluida en la Ley Orgánica federal de Guam. El gobernador de Guam solicitó una declaración del Tribunal Supremo de Guam de que la emisión de bonos propuesta para financiar las obligaciones permanentes del territorio, autorizadas por la legislatura de Guam, no violaba la disposición de limitación de la deuda contenida en la Ley Orgánica de Guam, en contra de lo que sostenía el secretario de Justicia de Guam. El Tribunal Supremo de Guam estuvo de acuerdo con el gobernador. El Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito rechazó la apelación del secretario de Justicia. El Tribunal Supremo de Estados Unidos revocó. Es el último párrafo de la opinión del Tribunal Supremo, escrita por el juez Thomas, que arroja luz sobre la responsabilidad del gobierno federal en lo que respecta a la deuda de un territorio:

"Es cierto que concedemos deferencia a los tribunales territoriales sobre asuntos de interés puramente local. Sin embargo, este caso no se ajusta a ese modelo. La disposición sobre la limitación de deuda protege tanto a los ciudadanos de Guam como a los Estados Unidos de las posibles consecuencias de la insolvencia del territorio. Por lo tanto, este caso no es una cuestión de interés puramente local."

Es cierto que en ese caso el Tribunal Supremo estaba interpretando la ley federal que estableció el gobierno de Guam. En nuestro caso, el gobierno de Puerto Rico se rige por nuestra propia constitución que fue autorizada y aprobada por el Congreso y el pueblo de Puerto Rico. Pero eso no cambia el fundamento de ese párrafo: Estados Unidos tiene responsabilidad por la insolvencia financiera de un territorio y los asuntos relacionados con los bonos de los territorios son un asunto de interés nacional.

En mi vida política, he argumentado durante muchos años en contra de la definición de Estado Libre Asociado como un territorio. Sin embargo, la posición oficial de Estados Unidos es que somos un territorio. Si ese es el caso y visto en conjunto con la citada sección 745, existe un argumento fuerte de que Estados Unidos tendría que asumir "las posibles consecuencias" de la insolvencia de Puerto Rico y que la deuda de $72 mil millones "no es una cuestión de interés puramente local". El gobierno federal no puede afirmar que Puerto Rico sigue "estando, como lo está hoy sujeto a la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos" con el fin de negar a Puerto Rico facultades y poderes para resolver nuestra crisis económica y social, para luego darse la vuelta y decir que no tiene ninguna responsabilidad sobre nuestra deuda porque la crisis de la deuda es "un asunto de interés puramente local". Como se dice en inglés, you cannot have your cake and eat it too.

Por lo tanto, le tengo noticias a Estados Unidos. Si Puerto Rico se viese obligado a dejar de pagar cualquiera de sus obligaciones, cualquiera de esos bonistas afectados podría llevar un caso judicial contra el gobierno de Estados Unidos y Limtiaco v. Camacho parece decir que tienen, potencialmente, un caso sólido. Creo firmemente que Estados Unidos tiene que ser parte de la solución a la crisis económica y de la deuda de Puerto Rico. Lo creo, no como un argumento legal, sino porque es lo correcto y justo con Puerto Rico y para Estados Unidos. Pero al final del día, puede ser que lo que mueva a Estados Unidos a la acción sea la responsabilidad legal.

En los últimos 18 meses he oído el argumento de que EE.UU. no actuará con respecto a Puerto Rico porque "es demasiado pequeño para salvarlo". Eso podría ser verdad. Pero tal vez la otra parte de la ecuación también es cierta: "Puerto Rico es demasiado grande para dejarlo caer". Sí Puerto Rico: demasiado pequeño para salvar, demasiado grandes para caer.

Refrescando la Memoria
Escrito el 26 de febrero de 2015 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

"Transcurridos dos años desde su implantación no hay dudas de que el IVU le ha hecho daño a tu bolsillo y a la economía... Pero la economía en general se ha afectado porque este nuevo impuesto ha restado confianza a los consumidores, afectando los comercios y el sector de servicios."
Mensaje de Estado, 6 de febrero de 2008


En momentos en que la gran mayoría de los puertorriqueños analiza y/o trata de entender la propuesta para transformar nuestro sistema contributivo hacia uno dirigido, fundamentalmente, a tributar el consumo en lugar del ingreso, me siento en la obligación y con la responsabilidad de, como ex-gobernador, compartir mi experiencia con el IVU.


Nos encontrábamos a finales de 2005 y principios de 2006, con una economía creciendo moderadamente pero que ya daba señales de desaceleración, a la vez que nos enfrentábamos a un déficit presupuestario muy complicado y a la urgencia de pagar una "deuda extra constitucional" escandalosa que se había acumulado desde la década de los noventa y no tenía fuente de pago. Ante ese escenario, prácticamente todos los economistas y expertos en contribuciones, así como líderes del sector privado y de la mayoría del PNP en la Cámara y el Senado, entendían que la solución a estos problemas fiscales era legislar un impuesto al consumo y disminuir la carga de la contribución sobre ingresos para los individuos, especialmente de la clase media. La teoría era que un impuesto sobre las ventas y una reducción en la contribución sobre ingresos iba a premiar el trabajo, iba a poner más dinero en el bolsillo a la gente, disminuiría el consumo (en una sociedad que se caracteriza por consumista), y nos permitiría capturar a los evasores e impactar la llamada economía subterránea. Aunque tenía dudas muy fuertes sobre la imposición de un impuesto al consumo, acepté la propuesta del PNP, sobre todo porque tenía que tratar de buscar un terreno común con la mayoría novoprogresista que me permitiera gobernar. En aquel momento, la discusión pública giró en torno a los beneficios para cada individuo y sector, en esencia, cuánto van a bajar los contribuciones frente a cuánto íbamos a pagar por el nuevo impuesto al consumo. Muy pocas personas levantaron dudas o presentaron argumentos sobre el efecto que dicho impuesto iba a tener sobre nuestra economía y admito que por las circunstancias políticas del gobierno dividido no hubo un análisis macro-económico que precediera a la imposición del IVU. Así fue que nació este impuesto.


La legislación de reforma contributiva con IVU se aprobó en el verano de 2006 y se implantó por etapas entre la segunda mitad de 2006 y el 2007. Tenía rebajas en la contribución sobre ingresos para individuos, que según el informe rendido por la mayoría del PNP al momento de aprobar el proyecto de ley, ascendían a $430 millones anuales y beneficiarían a 950,000 contribuyentes. La medida bajaba las tasas contributivas, ampliaba el crédito por trabajo para la clase media y el crédito a los pensionados, aumentaba las deducciones por dependientes y cuido de niños y, eliminaba el marriage penalti, entre otras medidas de beneficio para la clases media (acompaño como anejo las páginas correspondientes del informe de la mayoría del PNP en la Cámara sobre estos alivios, suscrito por el Presidente de la Comisión de Hacienda en aquél momento, el representante PNP Toñito Silva)1. La medida derogaba el arbitrio general de 6.6% que se cobraba en los muelles y lo sustituía por un IVU de 7% con aplicabilidad a todo lo que pagaba el arbitrio, más otras transacciones y ventas. Quedaron excluidos los alimentos procesados, las medicinas recetadas, la gasolina, los carros y los servicios.


Al momento de implantarse el IVU, bajaron las tasas de retención para todos los contribuyentes y el secretario del Departamento de Hacienda entonces, Juan Carlos Méndez, publicó ejemplos de cómo los diferentes tipos de contribuyentes se iban a beneficiar con las rebajas. A continuación dos tablas que he rescatado de una presentación que hizo en aquel momento el secretario Méndez con varios de esos ejemplos:




Esa fue la teoría, pero al final de mi mandato en el 2008 era evidente que lo legislado no estaba dando resultados en ninguno de sus objetivos. El gobierno no estaba recaudando más, la evasión y la economía subterránea no habían producido gran cosa y lo peor fue que la economía entró en recesión.


Algunos de los datos oficiales que tenía ante mí en ese momentos eran los siguientes: el año antes de derogarse, el arbitrio general de 6.6% produjo cerca de $589 millones. En su primer año, el IVU produjo $1,142 millones, de los cuales $911 millones correspondieron al gobierno central. Hasta ahí la ecuación parecía positiva para el gobierno. Pero la verdad con la que me enfrenté en aquél momento fue que la contribución sobre ingresos de individuos se desplomó. De $3,091 millones recaudados en el año fiscal 2005-06 bajó a $2,550 millones en el año 2008-09, una reducción de $541 millones equivalente a 17.5% menos en recaudos por este concepto. A primera vista parecía que los supuestos de la implantación del IVU se estaban dando, es decir, que la gente tenía más dinero en el bolsillo por la baja en las contribuciones sobre ingresos y que estaba gastando más, pero la realidad no era esa. Otras partidas de ingresos del gobierno también colapsaron y los recaudos totales bajaron de $8,189.2 millones en el 2005-06 a $7,203 en el 2008-09, una reducción de 12%. Por eso la aseveración contundente que hice en mi último Mensaje de Estado y que cito como introducción a este escrito. Por eso en aquel momento propuse derogar el IVU y regresar al arbitrio general.


Reconozco que desde que salí de La Fortaleza no había vuelto a examinar estos números y mucho menos lo que pasó después, pero hoy, transcurridos cerca de nueve años desde la aprobación del IVU y ante la discusión actual, los he vuelto a mirar y vale la pena que todos lo hagamos.


En julio de 2004, el Índice de Actividad Económica del Banco Gubernamental de Fomento fue de 151.2. En julio de 2005 (en mi primer año como gobernador y antes del IVU), ese índice había aumentado a 154.8. Desde esa fecha y luego de la aprobación del IVU, la caída ha sido constante y estrepitosa. Todos los años siguientes, este índice ha sido menor que el del año anterior, a tal extremo que en julio del año pasado fue de 125.1, una reducción de 19.1% si se compara con el último año pre-IVU. Obviamente, otros eventos sucedieron en ese periodo, como la efectividad plena de la eliminación de los beneficios de la sección 936 del Código federal de Rentas Internas y la pérdida de empleos en el sector de manufactura que ello conllevó; el colapso casi total del sector financiero y la banca en los Estados Unidos en el 2008 y el aumento brutal que hubo en el precio del petróleo a nivel mundial.


Por eso decidí examinar otros indicadores, especialmente aquellos atados a la teoría que acepté en aquél momento, como que el consumo en Puerto Rico era rampante y que con el IVU íbamos a poner a pagar a los evasores y a los que viven de la economía subterránea. Hoy día, las propias cifras oficiales recopiladas por el gobierno me dicen otra cosa.


Un examen de los datos sobre las ventas en Puerto Rico que recopila la Compañía de Comercio y Exportaciones, y que están disponibles para examen público en la página de internet del Banco Gubernamental de Fomento demuestra varias cosas. Primero, todos los renglones de ventas estaban aumentando hasta que se aprobó el IVU. Si vemos la cantidad total de ventas en dólares del año pre-IVU (año fiscal 2005-06) y la comparamos con los números del año en que se implantó el IVU, encontramos una reducción de 1.1%. En el año pre-IVU, las ventas totales ascendieron a $35,171 millones. No fue hasta el año fiscal 2011-12 que el total de ventas superó las del 2005-06. En ese año las ventas totales sumaron $35,895 millones, un incremento de solo 6% en nueve años. Esto equivale a un aumento promedio de apenas .6%. Estas cifras derrotan el argumento de que con el IVU los evasores y la economía subterránea entraron al sistema.


Un examen cuidadoso de los números por renglón también confirma que el IVU produjo unas caídas de las cuales todavía nuestra economía no se recupera. Veamos algunos ejemplos:




Y un renglón que me sorprendió porque lo asociamos con los más ricos y con la economía subterránea -joyería- sufrió, porcentualmente, la peor caída en el periodo post-IVU:



Esta estadística oficial evidencia que la imposición del IVU tuvo y sigue teniendo el efecto de frenar significativamente el sector de consumo, lo que a su vez ha tenido un impacto devastador sobre nuestra economía. Esto a pesar de que Luis Fortuño también redujo las tasas contributivas sobre ingresos en sus cuatro años como gobernador bajo las mismas premisas. La teoría que se me presentó y que yo acepté de que con el IVU iban a tributar los evasores y la economía subterránea nunca se dio.


Los números oficiales son todavía más reveladores si examinamos los dos renglones principales que en números absolutos han aumentado durante estos nueve años post-IVU: alimentos y venta de gasolina. A ninguno de los dos le aplica el IVU y en el caso de la gasolina, lo que verdaderamente ha ocurrido es un aumento vertiginoso en los precios del petróleo:



Si hoy tenemos un crecimiento raquítico en el sector de las ventas comparado con el año pre-IVU, es porque seguimos comprando comida (sin IVU, pero más cara) y porque los precios de la gasolina se dispararon por el aumento en el precio del barril de petróleo. En el caso de la gasolina, no es que tengamos miles de carros más o que estemos paseando más, es que el litro de gasolina subió de precio y por eso aumentaron las ventas en dólares. Si eliminamos estos renglones de la gráfica, en los nueve años post-IVU, el sector de consumo en Puerto Rico está por debajo de lo que estaba en el año pre-IVU.



De esta gráfica y de todos los datos que he compartido aquí surge con claridad que las ventas en Puerto Rico jamás han vuelto a ser lo que eran en la época pre-IVU y por eso estoy convencido de que al considerarse una nueva reforma contributiva fundamentada en tributar el consumo, vale la pena examinar el efecto macro-económico que tuvo la imposición del IVU desde el 2006 hasta la fecha.


1 - Enlace a la legislación de reforma contributiva (2006).

Publicación de la segunda edición revisada del último libro del ex Gobernador Aníbal Acevedo Vilá
Escrito el 9 de diciembre de 2014 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Luego de publicar la primera edición del ensayo "Hacia la refundación de la economía de Puerto Rico y del Estado Libre Asociado", y de aquilatar algunos de los comentarios, reacciones y críticas al texto, obtuve datos oficiales sobre la deuda de $73 mil millones del gobierno de Puerto Rico y sobre el servicio de esa deuda. Esa información me reafirmó en los elementos fundamentales de la propuesta que he presentado. Además, al obtener el monto anual del servicio de la deuda, se puede percibir con más claridad el efecto económico transformador que la propuesta esbozada tendría sobre nuestra realidad económica. Con esos datos en la mano y ante la realidad de que la primera edición impresa está prácticamente agotada, decidí realizar esta revisión de la versión digital. En este ensayo actualizado el lector encontrará, fundamentalmente, dos elementos que no estaban en el documento original:

  1. Un análisis detallado del servicio de la deuda, su impacto negativo sobre nuestra economía y un análisis numérico sobre los beneficios para Puerto Rico y Estados Unidos de la propuesta para que Estados Unidos asuma el pago de la deuda, a cambio de un control en las transferencias de fondos federales a Puerto Rico, para que se mantengan al nivel vigente al momento del acuerdo.

  2. Una recomendación de lo que he llamado, "Plan Sexenal de Desarrollo Económico", para que la liberación del pago de la deuda se convierta en un elemento transformador y de refundación de la economía de Puerto Rico.


Cómo uno de los propósitos de este ensayo es propiciar un diálogo con diversos sectores públicos y privados de Estados Unidos, con la publicación de esta segunda edición revisada, se está publicando la traducción al inglés de este ensayo.

Puede adquirir la segunda edición revisada accediendo a este enlace:
http://www.amazon.com/refundaci%C3%B3n-econom%C3%ADa-Puerto-Asociado-Spanish-ebook/dp/B00MG2QL9E/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1418055373&sr=1-1&keywords=anibal+acevedo+vila

Puede adquirir la traducción al inglés de la segunda edición revisada accediendo a este enlace:
http://www.amazon.com/Toward-Economic-Refounding-Puerto-Commonwealth-ebook/dp/B00QFR1LGO/ref=sr_1_3?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1418055373&sr=1-3&keywords=anibal+acevedo+vila

Following the publication of the first edition of my essay, Hacia la refundación de la economía de Puerto Rico y del Estado Libre Asociado, and after weighing some of the comments, reactions and criticisms, I acquire official data on the $73 billion debt of the government of Puerto Rico and about that debt service. The information reinforced my premises on the fundamental elements of my proposal. In addition, knowing the annual amount of the debt service and the transformer economic effect my proposal would have on our economic, the actual reality may be more clearly perceived. With this more specific information, and since the first edition of this essay is nearly out of print, I decided to undertake this revision. In this updated version, the reader will find, essentially, two items missing in the original document:

  1. A detailed analysis of the debt service, its negative impact on our economy and a numerical analysis on the benefits for Puerto Rico and the United States from the proposal that the United States assume payment of the debt in exchange for controlling federal funds transfer to the Island, at the prevailing levels at the time of negotiation.

  2. A Sexennial Plan for Economic Development so that disencumbering the payment of the debt becomes a transforming and refounding element for the economy of Puerto Rico.


Since one of the objectives of this essay is to foster a dialog with various public and private sectors in the United States, the English translation is being published simultaneously with the publication of this second revised edition.

To acquire the English translation to the second revised edition, click here:
http://www.amazon.com/Toward-Economic-Refounding-Puerto-Commonwealth-ebook/dp/B00QFR1LGO/ref=sr_1_3?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1418055373&sr=1-3&keywords=anibal+acevedo+vila

Aníbal Acevedo Vilá

Presentación del libro - 'Puerto Rico: política exterior sin estado soberano, 1946-1964' de la profesora Evelyn Vélez
Escrito el 17 de octubre de 2014 - Comenta usando tu cuenta de Facebook

Reflexiones de un estadolibrista

Introducción

Agradezco a la profesora e investigadora Evelyn Vélez por invitarme a presentar su libro, “Puerto Rico: política exterior sin estado soberano 1946-1964”, junto al Lcdo. Alejandro Torres Rivera, vicepresidente del Colegio de Abogados y confío en que el amigo Noel Colón Martínez, quien se esperaba que estuviera con nosotros esta noche, se recupere pronto del chicungunya.

Luego de leerlo detenidamente, lo primero que hice fue contestarme, por qué y para qué se me invitó esta noche. A riesgo de equivocarme, llegué a la conclusión de que se me invitó en mi rol de exgobernador, por las posiciones que he asumido dentro del Partido Popular Democrático y por mi compromiso -como estadolibrista- con el desarrollo de un Estado Libre Asociado soberano. No aspiro a que estén de acuerdo o en desacuerdo con mis comentarios, pero sí a fomentar la discusión seria que esta publicación genera.

Este libro está fundamentado en una investigación profunda en y fuera de Puerto Rico que le tuvo que haber tomado mucho tiempo a la autora. He ahí una de las primeras aportaciones de este escrito, al exponer documentos e información sobre el tema y el periodo analizado que no eran de dominio público. Por otro lado, aunque la autora abunda sobre unos temas que generan grandes pasiones en la discusión política puertorriqueña, lo hace con gran aplomo, evitando juicios moralistas y en la mayoría de las circunstancias, dejando que el lector llegue a sus propias conclusiones. Y cuando asume posiciones, lo hace fundamentada en los hechos y los documentos estudiados. Por eso se atreve a decir, categóricamente:

“La noción del estado soberano como único actor que cuenta con personalidad jurídica para tener relaciones con otros estados, no se ajusta del todo a nuestro proceso histórico. Somos una nación sin estado soberano que llegó a desarrollar una política exterior” (a la pág. 24).

Y al emitir juicios valorativos sobre los actores políticos y gubernamentales del periodo examinado, sin aprobar todas sus acciones pero tampoco desaprobando todo lo que hicieron, puede concluir, justamente, que “estas relaciones exteriores, en gran medida secretas, afirman la visión de mundo de la élite muñocista del gobierno de Puerto Rico, que respondía a sus propios intereses y orientaciones políticas, no a la política exterior estadounidense” (a la pág. 32).

En conclusión, puedo resumir mis reacciones y conclusiones sobre el libro con tres palabras: sorpresa, admiración y reto.

Continúe leyendo texto adicional


* No incluye costo de manejo y franqueo.
Búsqueda


Escritos Adicionales

Yes you should, yes you can, and yes, it is also your debt

Sí, deben hacerlo; Sí, pueden hacerlo; y a propósito, también es su deuda

Refrescando la Memoria

Publicación de la segunda edición revisada del último libro del ex Gobernador Aníbal Acevedo Vilá

Presentación del libro - 'Puerto Rico: política exterior sin estado soberano, 1946-1964' de la profesora Evelyn Vélez

Hacia la refundación de la economía de Puerto Rico y el Estado Libre Asociado

EL INFORME DEL GAO: LA ESTADIDAD DESNUDA

Lo bueno, lo malo y lo feo

Casandra

CÁMARA DE COMERCIO DE PUERTO RICO

Archivo por mes

marzo, 2015

febrero, 2015

diciembre, 2014

octubre, 2014

agosto, 2014

mayo, 2014

marzo, 2014

febrero, 2014

enero, 2014

RSS